Soy desarrollador pero también me gusta el diseño

Cuando interactúas con un producto o servicio, lo que sientes, la experiencia que vives (seas o no consciente de ello) es una mezcla de muchos factores. El diseño visual, lo que ves, es una parte muy importante cuando se trata de dejar huella, atraer, cautivar, apasionar, y cualquier otro adjetivo relacionado con la percepción. No es la única, ya que la experiencia de usuario abarca muchos otros campos.

Puedes intuirlo, pero cuando terminas tus estudios y te plantea vender un producto, te das cuenta de lo importante que es la carcasa (como ejemplo, una manzana). Me explico: a igualdad de tecnología, la mejor experiencia de usuario es la que triunfa; aunque sin tecnología que los soporte, las experiencias se quedan en conceptos.

 

Como desarrollador de software, el diseño gráfico ha sido siempre un territorio oscuro. A pesar de haber he hecho mis pinitos con Photoshop y 3ds Max, siempre he tenido la sensación de que no era lo mío (por eso estudié ingeniería informática en lugar de diseño gráfico :)). Sin embargo, últimamente parece que hay una corriente que intenta persuadir a los programadores a que también diseñen, y claro, me vuelve a picar el gusanillo…

A pesar de todo esto, hay que tener los pies en el suelo. Una cosa que está clara: el diseño gráfico de calidad sólo lo puede hacer un buen diseñador (esto vale para cualquier oficio en el que cuente la experiencia, la formación y el talento), aunque es cierto que un programador también puede tener gusto y hacer cosas relativamente bonitas.

Al final es una cuestión de tiempo. Tienes que elegir entre ser una persona más o menos multidisciplinar. Cada opción tiene sus ventajas e inconvenientes. Lo importante es elegir la que te haga más feliz.

 

 PD: Estaba por añadir un paréntesis al título de este blog: “Soy programador pero también me gusta el diseño (y por eso no he tocado la plantilla de wordpress)” pero me quedaba demasiado largo 🙂